Marginalia. Tercera Serie (1949 1959)

Sinopsis del libro

Descargar el libro libro Marginalia. Tercera Serie (1949 1959)

Los caminos, los recursos, las imaginaciones, asociaciones e invenciones que siguen y de que echa mano Alfonso Reyes en estos ensayos son la variedad misma. Como si cada vez inventara una fórmula que nunca repite sin innovaciones. Su inteligencia, sus sentidos y su memoria diríase que estuviesen siempre incandescentes, no sólo para concentrarse en la exposición de sus obras mayores sino para registrar también, y escribir, los estímulos de sus lecturas, sus reflexiones ocasionales, sus experiencias menudas y las asociaciones que estos estímulos le provocaban. Y aunque estas Marginalia sean el cauce de su actividad mental y sensorial, nunca deja apuntes provisionales, que en ello suelen quedarse, sino que las escribe y de un tirón les da forma y unidad, aun en su pequeñez. No son, pues, comentarios de lo inmediato sino de lo que pasa por su mente, lee, recuerda y observa en sí mismo y en su mundo inmediato.

Ficha del Libro

  • Número de páginas: 187
  • Autor: Alfonso Reyes
  • Tamaño: 1.65 - 2.26 MB
  • Descargas: 1035

Opciones de descarga disponibles

Si deseas puedes obtener una copia del libro en formato EPUB y PDF. Seguidamente te detallamos una lista de fuentes de descarga disponibles:


Opinión de la crítica

POPULAR

3

80 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Alfonso Reyes

A continuación te presentamos otros libros de Alfonso Reyes disponibles para descargar gratis

  • Alfonso ReyesObras Completas

    Este volumen recoge cinco títulos escritos por Reyes (1889-1959) entre 1909 y 1921: El plano oblicuo, una de las primeras ficciones que escribió, El cazador, crónicas noveladas que crea el mundo político, literario y social que le tocó vivir, El suicida. Y, finalmente, Aquellos días y Retratos reales e imaginarios. El primero, con comentarios acerca de temas del momento y, el segundo, con evocaciones de personajes de diferentes épocas y países.

  • Alfonso ReyesObras Completas, Xxiv

    El autor sabía ver el mundo exterior, apresar paisajes, ambientes y situaciones, y tuvo la obsesión de estudiarse a sí mismo, como Montaigne, no para alabarse sino porque este examen honesto y desapasionado resulta ser el campo más propicio para intentar el conocimiento del hombre y de sus pasiones.