Mal Consentido

Sinopsis del libro

Descargar el libro libro Mal Consentido

Ante los males sociales o daños públicos, lo habitual es limitar sus dimensiones al mal que se comete y al que se padece. El agresor y su víctima, no hay otros protagonistas. ¿Hará falta tachar esa mirada, además de simplista, de interesada? Así lo cree Aurelio Arteta al ofrecer estas reflexiones que tienen a la sociedad vasca contemporánea como su primera inspiración. A diferencia de los males de naturaleza privada, los públicos no sólo los causan unos pocos y los sufren bastantes, sino que requieren a muchos más que los consientan. Estos son quienes colaboran en aquellos daños mediante su abstención, adquiera ésta la forma de silencio, disimulo o cualquier otra. En realidad, es el modo más abundante de comparecer el mal. Pues cabe esperar que no seamos agentes directos del sufrimiento injusto y más probable resulta que nos toque figurar como sus pacientes. Pero lo seguro es que nos contemos a menudo entre sus espectadores. Y entonces no podrá esquivarse la cuestión de si nuestro conformismo e indiferencia ante los daños que contemplamos nos convierte asimismo en sus cómplices.

Ficha del Libro

  • Número de páginas: 319
  • Autor: Aurelio Arteta
  • Tamaño: 1.80 - 2.26 MB
  • Descargas: 719

Opciones de descarga disponibles

Si te apetece puedes obtener una copia del libro en formato EPUB y PDF. A continuación te detallamos una lista de opciones de descarga disponibles:


Opinión de la crítica

POPULAR

3.9

96 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Aurelio Arteta

A continuación te presentamos otros libros de Aurelio Arteta disponibles para descargar gratis

  • Aurelio ArtetaEl Saber Del Ciudadano

    Este libro se propone explicar las cuestiones principales acerca de la democracia: su naturaleza y justificación, su procedimiento de toma de decisiones, las figuras básicas que hoy reviste y algunos de los desafíos que afronta. Al ponerse a esa tarea, sus autores dan por sentado el notable influjo que un mejor saber político de la gente tendría en la cosa pública y su gobierno: pocas empresas hay tan dependientes de la fuerza y claridad de las razones de sus protagonistas como la democrática. Nuestra conducta ciudadana será relativa a nuestra idea de democracia, a lo que creamos que ésta sea,