Criticar Ficción

Sinopsis del libro

Descargar el libro libro Criticar Ficción

Wharton, además de una novelista absolutamente actual, cuyos libros se reeditan continuamente, fue durante toda su carrera una activa divulgadora de la lectura y la escritura, de la gran literatura en todas sus formas. En sus ensayos y artículos Wharton se ocupó de la obra de contemporáneos como Henry James y de clásicos como Proust o Eliot, trazó perfiles biográficos de sus autores predilectos, reseñó los títulos que consideraba necesarios, analizó los vicios y virtudes de la crítica de libros y tendió puentes, en definitiva, entre la creación literaria y su recepción, es decir, unió en una misma la mirada del autor y la del lector. Criticar ficción no es un libro para críticos literarios, sino para lectores preocupados por los mecanismos de la ficción y sus alrededores, dispuestos a conocer la visión de Edith Wharton tanto sobre la crítica como sobre la ficción, en sus sentidos más amplios. Un volumen en el que la gran escritora analiza las tendencias y los valores de la literatura, repasa la relación de la crítica con las obras o el concepto de gran novela americana , rinde tributo a sus autores de cabecera, reflexionando, además, de manera espléndida sobre su propia obra.

Ficha del Libro

  • Número de páginas: 232
  • Autor: Edith Wharton
  • Tamaño: 1.97 - 2.33 MB
  • Descargas: 583

Opciones de descarga disponibles

Si te apetece puedes obtener una copia del libro en formato PDF y EPUB. Seguidamente te indicamos un listado de opciones de descarga disponibles:


Opinión de la crítica

POPULAR

3

51 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Edith Wharton

A continuación te presentamos otros libros de Edith Wharton disponibles para descargar gratuitamete

  • Edith WhartonRelatos De Fantasmas

    Autora de importantes novelas, como «La edad de la inocencia», EDITH WHARTON (1862-1937) desplegó plenamente su talento narrativo en el relato corto, del que constituyen una inmejorable muestra estos once RELATOS DE FANTASMAS que se abren con un cuento publicado en 1904 («La campanilla de la doncella») y concluyen con otro escrito poco antes de su fallecimiento («El día de difuntos»). La inquietante atmósfera común a todos ellos, proveniente, quizá, del «mundo poblado de horrores sin forma» propio de la infancia de la autora, confirma una vez más que todos los humanos conservan un instinto de lo espectral que les